d

NUESTRA HISTORIA

CONOCE NUESTRAS RAÍCES Y VALORES

Las trayectorias que realmente tienen éxito son las que salen de la esencia y representan a quién  en ellas ponen cuerpo y alma.

Quién sabe dar nombre a sus propias virtudes y se escucha a sí misma llega a dónde debe llegar.  No todo el mundo tiene claro lo que quiere en la vida, sin embargo, hay algunas personas que  desde muy pequeñas tienen el talento de proyectar sus sueños y luchar por ellos hasta  alcanzarlos.

BETTY

CAPT 1 

Betty siempre fue una niña con las cosas muy claras, con cuatro años sus juguetes preferidos  eran los peines y su actividad recurrente era ir detrás de la gente para peinarla, seguramente  con la inocencia y lo genuino de una niña de esta edad. Se puede decir que tuvo la claridad  suficiente para saber escucharse y hacerse caso.

Así a los trece años, cada día al salir de clase, se iba directa a trabajar en la peluquería que había  frente a su casa. A los catorce estudiaba ya en una academia de peluquería. Sin perder el tiempo  ni dudar un instante empezó a dar forma a lo que quería: llegar a tener tres peluquerías y  diferenciarse, buscar su propia autenticidad.

El éxito reside en hacer las cosas desde el corazón,  y esa fue su clave. Pero también es muy importante sentirse acompañada y apoyada por  personas cercanas. En este caso estaban los planetas alineados, su familia le daba facilidades y  su compañero, no solo la animaba y la apoyaba en su sueño, sino que literalmente le ayudó a  proyectarlo sobre el papel y materializarlo en la realidad.

Así fue como con 17 años Betty abrió su primera peluquería en el bajo de la casa de su madre,  con ayuda de su marido diseñaron y adaptaron el espacio.

En diciembre del 82, cargada de  ilusiones, reunió los pocos recursos de los que disponía y con un lava-cabezas, dos tocadores y  un secador de casco empezó su proyecto profesional.

Fueron tiempos de mucho sacrificio que  merecieron la pena. Betty puso el cien por cien de su energía en darle forma a todo lo que vino  después.

EMPRENDIMIENTO

CAPT 2

 

Tres años más tarde era ya madre empresaria. Con dos hijos y una peluquería, se vio  combinando su maternidad con las exigencias de tener un negocio propio. Son desde siempre  claves en su desarrollo profesional las formaciones para poder estar actualizada en un sector  que va a un ritmo veloz y exigente.

En el 91 traslada la peluquería a su casa, con un toque  personal e innovador que la ayuda a diferenciarse y encontrar su propia identidad empresarial.  Es luego cuando abre su segunda peluquería, alquilando un local que prestó servicios durante  15 años. En este tiempo hubo que remar con fuerza ante algunas dificultades, pero ella tuvo la  fortaleza, el optimismo y la templanza de salir a flote.

Entre medias abre la actual peluquería en  Pontevedra, en una zona que no auguraba demasiada visibilidad. Sin embargo, su seguridad y  determinación le ayudaron a posicionarse y crecer.

CONTINUAR SOÑANDO

CAPT 3 

Ella sabe de emprendimiento, de esfuerzo y de proyectar muy alto. Tiene una visión muy férrea  de los valores que quiere que representen su negocio, no busca a las y los profesionales con más  títulos, pero sí a aquellas personas que siendo buenas profesionales tienen también la ambición  de prosperar, aprender y les apasiona la peluquería.

Prefiere dar a su equipo ella misma las formaciones exactas para trabajar en sus salones y, de  esa manera, crear una línea especializada tanto en los procesos como en los resultados. Quiere  tener un equipo que trabaje a gusto, disfrutando lo que hacen cada día. Su objetivo es que las  personas que trabajan para ella lo hagan contentas y disfruten el tiempo que pasan allí dentro,  así que no solo se esfuerza en los resultados, sino también en los procesos y la convivencia  humana de las relaciones. Este combo, inevitablemente, repercute en la calidad del servicio que  se le presta al cliente y en la satisfacción y profesionalidad de su equipo de trabajo.

La vida le ha devuelto todo este empeño poniendo a dos pilares a su lado, para ella totalmente  indispensables. Primero su hija Tania decide estudiar peluquería y entra en el proyecto, luego  también su hermana a través del sector de estética. Esto es punto de inflexión en su felicidad y  orgullo profesional. En el presente Betty puede asegurar que sin ellas le resultaría difícil  continuar adelante con tanta energía. Después de tanto esfuerzo, es un auténtico regalo sentirse  acompañada y poder delegar funciones en personas de confianza.

Crisis del 2008 y está segura de que, aunque la  situación actual no es fácil para nadie, hay que seguir poniendo la fuerza y energía en lo que  cada una sueña. Ella sigue soñando con lo que ya tiene, y esto es algo que no todo el mundo  puede decir, ella sueña lo que vive y vive lo que sueña. Llegados a este punto, ¿Cómo no va a  estar convencida de que “lo que una se propone, una puede alcanzarlo”?

Betty peluquerías es sobre todo optimismo, constancia y cercanía, pero también es transmitir  en cada mínimo detalle la coherencia de toda una filosofía de vida. Sin tapujos ni vergüenzas, de  manera sencilla y natural, defiende los sueños que tuvo una niña de cuatro años y la tenacidad  que puso en alcanzarlos.

TANIA

CAPT 4 

Desde niña Tania es una persona con gran sensibilidad hacia su entorno. Su capacidad creativa  le permite hacer realidad lo que desde niña proyecta. Se recuerda a sí misma peinando a su  hermana pequeña, seguro que con ese mimo y tacto que desprenden las personas que disfrutan  cuidando al resto, haciéndolas sentir bien. Desde siempre le gusta ayudar y aconsejar en  cuestión de belleza. Una de sus pasiones siempre fue el deporte y todo lo relacionado con un  estilo de vida saludable. Esto, unido a su vocación de cuidados y el respeto por el  medioambiente, hizo que con el tiempo encontrase su especialización dentro del sector y se  convirtiese en la impulsora de la reinvención de Betty Peluquerías. Vivió la profesión desde muy  pequeñita. Como ella dice, creció entre “peines y tijeras”. Conoció la peluquería a través de la  pasión que su madre demostraba. Con diecisiete años decide formar parte de este linaje de  mujeres emprendedoras. En esta época estudiaba peluquería por las mañanas, trabajaba por las  tardes con su madre y, a la vez, tenía un rol importante de responsabilidad dentro del núcleo  familiar: Cuidaba a su hermana pequeña y contribuía a dar sostén familiar. Con veintiuno recibe  la propuesta de ser la encargada del negocio. Ella, que ya había demostrado ser una persona  emprendedora y responsable, siente en un principio que se le viene enorme y debe coger  perspectiva para llevarlo a cabo sin desmoronarse. No solo es la responsabilidad que implica el  trabajo a nivel profesional, sino el miedo de no cumplir la expectativa equivocándose.

NUEVO ENFOQUE EN LOS SALONES

CAPT 5 

En este  punto es fundamental la confianza que su madre le expresa, esa que llevan cultivando años.  Tania se esfuerza al máximo, debe aprender un rol exigente siendo muy joven, y mantener el  éxito del negocio aplicando sus propias fortalezas y siendo fiel consigo misma.

Con el tiempo encontró su propio camino. Quiso enfocar el negocio hacia la salud, es de esta  manera cómo lo relaciona con su propio estilo de vida saludable, tanto físico como emocional,  focalizando en mejorar el bienestar emocional de la clientela a través de un bienestar estético.  Basándose en una belleza natural, quiso romper estereotipos y cánones, adaptarse a lo que su  corazón dictaba y ser coherente consigo misma. Acudió a formaciones especializadas y añadió  este nuevo paradigma que aumentó la calidad del servicio y promovió la reinvención de Betty  Peluquerías. Esto no solo es una nueva filosofía en el negocio, sino que consiste en todo un estilo  de vida, donde prima la belleza natural, la salud del cuero cabelludo y los productos ecológicos  y conscientes que no dañan el planeta. De esa manera el trabajo (el hacer), es coherente con el  sentir y el pensar. Son piezas de un puzzle que encajan en toda una composición holística.

FILOSOFÍA

CAPT 6 

“Mejorar el aspecto de las personas, conectar con ellas y escucharlas, hace que mejore su estado  anímico. Hacerlo cuidando el medioambiente y de manera natural es también nuestro  compromiso con el planeta.” Se siente satisfecha con su presente, pero esto no quita las ganas  que tiene de seguir progresando. Busca su propia autenticidad profesional siempre en continuo  reciclaje y deja su propia impronta.

En la actualidad siente que tiene el equipo perfecto, no solo sigue emprendiendo de la mano de  su madre, sino que hace mención a que cada profesional que trabaja a su lado es parte del alma  del proyecto. El apoyo de su pareja y el apoyo de su hermana, así como el del resto de la familia,  han sido fundamentales. Ella agradece a la vida y a las personas, de manera sencilla y natural,  sin artificios, exactamente igual que la filosofía de vida que la caracteriza desde siempre y que  ahora también caracteriza los salones de Betty Peluquerías.

SALÓN PONTEVEDRA:

Bibiano Fdez Osorio Tafall 5
+34 986 84 53 23        +34 618 74 07 44

Horario

Lunes a Viernes de 9:00 a 21:30
Sábado 9:00-15:30
Domingos cerrado

SALÓN DORRÓN:

Dorrón – Los Cotos 55
+34 986 74 11 56

Horario

Martes a Jueves 10:00-18:30
Viernes 10:00-19:30
Sábado 9:00-16:30